Tarjeta sanitaria para niños con autismo
Ayudas

Tarjeta sanitaria para niños con autismo. ¿Conoces Cuida’m?

Cuando nos asociamos a Aprenem, la organización de autismo a la que pertenecemos en Barcelona, una de las cosas que descubrimos era la posibilidad de solicitar una tarjeta sanitaria para niños con autismo. En realidad, la tarjeta Cuida’m que existen en Cataluña no es solo para personas TEA, sino para otro pacientes con síndromes, trastornos o enfermedades mentales cuya situación hace que las largas esperas para ser atendidos en centros de salud y hospitales pueda complicarse mucho para ellos, para sus acompañantes y para el resto de personas que compartan sala con ellos. Por este motivo, hace ya algunos años que en Barcelona existe la posibilidad de tener una tarjeta sanitaria que aparentemente es igual, pero en cuyo frontal aparece escrita la palabra “Cuida’m” (cuídame en catalán) y que alerta al personal de ambulancias, administrativos, personal encargado del triaje, técnicos, celadores, enfermeros y médicos de que se encuentran ante un paciente con necesidades especiales, para quien la agilidad en el proceso de atención puede ser mucho más importante. En realidad a ninguna persona le gusta hacer cola en urgencias, o ver cómo la lista de espera de su médico de cabecera se retrasa hora y media por una emergencia. Pero en el caso de un autista esto va mucho más allá de la sensación de pérdida de tiempo, el enfado por la impuntualidad y la indignación por la mala gestión pública, puesto que ellos pueden pasar por situaciones realmente traumáticas en este tipo de entornos. Nosotros acabamos de estrenar la nuestra con el niño de 3 años recién cumplidos. ¿Por qué no la solicitamos antes?

Cargo de conciencia. Mi hijo no necesita este servicio especial

La verdad, hasta pasados los 2 años y medio no tramité la solicitud de esta tarjeta sanitaria especial para niños con autismo y en realidad fue su pediatra quien me animó a hacerlo. Yo insistía en que me parecía un abuso, porque de momento mi hijo no la necesitaba: tiene buen estado de salud generalmente, vamos poquísimo al médico y aunque alguna vez hemos tenido que ir a las urgencias del hospital y esperar nuestras 2 horas o más por una laringitis o una subluxación del codo, lo cierto es que para él no ha sido un drama. Con algo de entretenimiento, galletas, palitos de pan y dejándolo corretear un poco arriba y abajo ha sido bastante llevadero. El pediatra pensaba que no nos vendría mal tenerla por si a medida que vaya creciendo se nos complica la gestión de este tipo de situaciones. Pero en realidad, quien me animó a dar el paso fue una amiga, mamá de una niña Asperger y de otra en proceso de diagnóstico, quien me abrió los ojos al decir que sí, que puedo considerarlo una discriminación positiva inmerecida, pero que piense también en todas esas pérdidas de tiempo inhumanas, en lo que se nos complica cualquier otra gestión sencilla del día a día, que no viven otras familias. Con lo cual, esta pequeña ayuda en la atención sanitaria la teníamos más que merecida. Y no le faltaba razón, así es que ya la tenemos pese a que aún no la hemos utilizado nunca. ¡Y que nos dure la buena racha!

¿Qué tipo de ayuda recibes con una tarjeta sanitaria para niños con autismo?

No esperéis que la tarjeta Cuida’m obre milagros, pero la idea es aligerar el tiempo de espera en centros de salud y hospitales. Así, si acudes a tu cita con el pediatra a tu hora y él lleva una hora de retraso, tratará de “colar” a tu hijo siempre y que no haya otros casos de mayor gravedad. O sea, si la sala de espera está llena de niños con toses y mocos sencillos, pese a que tuvieran hora antes que tú, el tuyo pasará primero. Si llega un peque con la cabeza abierta y sangrando a borbotones, el autista puede esperar. Tu pediatra ya conocerá a tu hijo, y la tarjeta no sería necesaria, pero imagínate que te atiende un sustituto, el pediatra de urgencias, o que vas directamente a un hospital donde nadie sabe nada de vosotros y vuestra casuística. Te evitarás el tener que ir contando la obra y milagros de tu peque y su TEA (ya que además no todo el mundo comprende las peculiaridades y pueden no hacerte ningún caso) y la tarjeta hablará por ti. También pueden permitirte acompañar a tu hijo en situaciones en las que los padres no tendrían permitida la entrada como en algunas visitas, durante la realización de pruebas diagnósticas, en traslados en ambulancia y durante las 24 horas en caso de ingreso. Hay centros que disponen de salas de espera especiales para este tipo de pacientes, zonas de ingreso también diferenciadas o más aisladas, etc.

Por supuesto, es una tarjeta completamente gratuita y no existe sólo en Cataluña sino también en otras comunidades como Galicia, Murcia, Cantabria, Comunidad Valenciana, etc. Así es que es de esperar que poco a poco se vaya implantando en toda España. En Barcelona, desde el momento de efectuar la solicitud (simplemente comunicando nuestro deseo a nuestro pediatra, sin tener que rellenar ningún tipo de formulario, ni presentar documentación adicional) hasta que la hemos recibido en nuestro domicilio han pasado 7 meses, pero porque por un despiste del doctor no quedó bien tramitada y yo tardé 5 meses en echarla de menos, porque no habíamos vuelto al centro de salud para nada. Lo normal es que se reciba en un plazo máximo de 45 días. ¿Conocíais la tarjeta Cuida’m o similar según vuestra ciudad de residencia? ¿Os ha sido de utilidad o no habéis notado los beneficios de tenerla?

5 Comments

Deja un comentario y comparte tu experiencia

A %d blogueros les gusta esto: