• engaño de la Ley de dependencia
    Ayudas

    El engaño de la Ley de dependencia (III). Lo mejor para tu hijo es no recibir ayuda

    Que solicitar la Ley de dependencia para un niño con autismo sería casi una misión imposible empecé a asumirlo antes de empezar todo el proceso de papeleo y desgaste mental que implica esta gestión. Que los plazos serían largos, que tratarían de ofrecernos lo menos posible, que el plan individualizado tendría muchas carencias, porque no es una ayuda pensada para niños con necesidades especiales, sino para ancianos con dependencia de tipo físico principalmente, también lo comprendí. Pero lo que no me esperé nunca es que casi un año después de iniciados los trámites, y de haber aceptado básicamente la única opción que ellos nos han propuesto para poder dar algún…

  • Ley de dependencia para niños con autismo
    Ayudas

    Ley de dependencia para niños con autismo (II). ¡Prepárate para el siguiente nivel!

    Hoy continúo con el segundo episodio acerca de cómo solicitar la Ley de Dependencia para niños con autismo, aventurilla que empezó para nuestra familia allá por el mes de mayo de 2019 y que 7 meses después no tiene visos de tener un final feliz ni mucho menos cercano. En aquel primer post os relaté el papeleo, el plazo de espera, cómo fue la entrevista de valoración, etc. Así es que hoy retomo el cuento de terror por ese momento en el que sí, recibes la carta del gobierno autonómico en tu buzón y en nuestro caso resulta que le reconocen al niño una dependencia de grado II. Bien ¿no?…

  • ley de dependencia para niños con TEA
    Ayudas

    Solicitar la ley de dependencia para niños con TEA. ¡Empieza tu aventura!

    Me resulta cuanto menos curioso, por no decir completamente vergonzoso, que teniendo un diagnóstico en firme de TEA desde los 2 años del niño, en el centro de atención temprana, al que peregrinamos semanalmente no nos comentaran absolutamente nada acerca de las ayudas económicas o prestaciones que podrían corresponderle. Por un lado, se nos echaba en cara el ser padres que criábamos sin dramas, lo que les daba a entender que no éramos conscientes de la gravedad del trastorno del niño. Pero por otra, jamás hicieron ninguna insinuación acerca de este tipo de gestiones para aliviar nuestra economía. A día de hoy, a consecuencia del autismo, mi hijo debe ir…