• pecados como padres de un niño autista
    Opiniones

    Nuestros pecados como padres de un niño autista

    Desde el primer momento tras recibir el diagnóstico de mi bebé con TEA, tratamos de ver el futuro con optimismo. Estar hundidos como padres sólo nos complicaría las cosas, y a medida que íbamos informándonos mejor, trabajando en casa y el niño empezaba a desarrollar nuevas habilidades, comenzamos a ver la vida de otra manera. Pasar de los pésimos augurios y los malos comentarios y valoraciones que recibíamos siempre en el CDIAP, a trabajar con la terapeuta ocupacional en un ambiente más relajado para todos, asociarnos, conocer la experiencia de otras familias y saber que todos los pronósticos eran posibles y que no debíamos asumir de antemano ningún tipo de…