Solicitar la ley de dependencia para niños con TEA. ¡Empieza tu aventura!

ley de dependencia para niños con TEA

Me resulta cuanto menos curioso, por no decir completamente vergonzoso, que teniendo un diagnóstico en firme de TEA desde los 2 años del niño, en el centro de atención temprana, al que peregrinamos semanalmente no nos comentaran absolutamente nada acerca de las ayudas económicas o prestaciones que podrían corresponderle. Por un lado, se nos echaba en cara el ser padres que criábamos sin dramas, lo que les daba a entender que no éramos conscientes de la gravedad del trastorno del niño. Pero por otra, jamás hicieron ninguna insinuación acerca de este tipo de gestiones para aliviar nuestra economía. A día de hoy, a consecuencia del autismo, mi hijo debe ir 3 horas diarias a una guardería, que nos cuesta 250 euros al mes (sin contar matrículas, cuotas especiales, uniforme y demás) y a terapia ocupacional una vez a la semana (otros 140 euros mensuales). Puede que no parezca mucho gasto en comparación con otras familias que realizan infinidad de terapias más, pero lo cierto es que de repente hemos pasado a tener un gasto extra de casi 400 euros y nuestros sueldos siguen siendo los mismos que antes del diagnóstico.

Como durante los primeros meses creíamos que con los 40 minutos semanales de atención temprana en el CDIAP era suficiente para lograr estimular al niño, no notamos el peso del autismo en nuestra economía. Pero cuando desde allí nos recomendaron matricularlo en una escuela infantil, en el mes de marzo, cuando las públicas no tenían plazas disponibles, y posteriormente al iniciar el trabajo con la terapeuta ocupacional por nuestra cuenta, fue cuando desde la asociación a la que pertenecemos (Aprenem) nos informaron de todas las ayudas existentes para niños con TEA. Y así fue como empezamos a investigar por nuestra cuenta, porque en el CDIAP resulta que tienen una asistenta social que guía a la familia con estos trámites pero ¡Oh, sorpresa! Nuestra psicóloga no pensó que pudiéramos estar interesados en solicitar ningún tipo de ayuda. Así de bien se preocupa por nosotros. Nuestro proceso para empezar a cobrar la ley de dependencia para niños con TEA finalizará de aquí a casi 2 años. ¿Cómo se te queda el cuerpo? Pero vamos por partes, que es mejor no adelantar el plato fuerte de los plazos. Desgranémoslo paso a paso.

Lo primero. Mentalízate acerca de que tu hijo es dependiente

Ojo, que puede parecer una tontada, pero la primera reacción de muchos padres (entre los que me incluyo) será la de “¡Qué va a ser dependiente mi hijo. Si está precioso y sabe de todo lo que le interesa”. Bien, cuantos menos días perdamos atascados en este pensamiento mejor. Porque tu hijo va a ser igual de precioso, igual de listo e igual de todo, así te concedan la Ley de dependencia para niños con TEA o no. Vamos, que el niño no lo va a notar, o sí, pero será para bien, porque o va a poder gozar de algún servicio extra ,o vosotros dispondréis de alguna ayuda económica para invertir en su estimulación. ¿Que de cara al exterior quieres que nadie sepa de esta dependencia? Divinamente. Esto es decisión de la familia y de nadie más. Pero tú ponte manos a la obra con los trámites, que el dinero, por poco que sea y por tarde que llegue, nunca sobra.

Inicia los tramites para solicitar la Ley de Dependencia para niños con TEA

No sé cómo funcionará en otras comunidades, pero al menos en Cataluña no es un trámite que se pueda realizar on line. Y me parece una tontería, porque para adjuntar fotocopias y entregar un formulario, podrían agilizarnos las cosas, pero no, hay que ir a la oficina de Bienestar y asuntos sociales que te corresponda por tu domicilio. Para esto, prepárate psicológicamente también. Porque quizás tú no veas a tu hijo dependiente, y encima, cuando te encuentres en un cuchitril de la administración, mal iluminado, casi en ruinas, sucio y de lo más precario, se te van a quitar las ganas de quedarte haciendo cola allí. Pero mantén la calma. Rellenas el formulario que te den, entregas tu documentación (DNI, libro de familia, certificado histórico de empadronamiento con al menos 5 años de residencia en España) y el informe en el que conste el diagnóstico del niño, en nuestro caso el de la psicóloga del CDIAP. El papeleo es fácil, el trámite allí es un momento y después…

Cita de valoración de la Ley de Dependencia para niños con TEA

Después, en un plazo de 6 meses como máximo, te avisarán para asignarte un día en el que una persona experta en estos asuntos pasará por tu casa para realizar la primera valoración del niño y saber si hay posibilidades de que sea dependiente o no. En nuestro caso, justo a los 2 meses tuvimos esa primera cita. Te avisan con poca antelación (una semana en nuestro caso) y no hay que preparar nada especial, sólo estar al menos un adulto con el niño en casa y actuar con normalidad. Nuestra evaluación duró unos 45 minutos en los que no nos movimos del salón (lo digo para que no sufráis por el estado de vuestras otras habitaciones, porque no vienen a pasar revista a la casa, que nos conocemos) durante los cuales me realizaron preguntas acerca de la alimentación del niño, su autonomía para subir y bajar escaleras, comer, vestirse, control de esfínteres. También hicimos algunas pruebas de juego para que nos pasara una pelota, nos trajera un objeto que le señalábamos, dejara de mirar las ruedas de su trenecito por el suelo… El niño lo dio todo con lo mejor de su repertorio: trepar por los muebles, no atender ni una vez a mis llamadas, esparcir la comida para después empezar a comérsela a pellizquitos del suelo… En fin, que la evaluadora acabó diciéndome que sí, que algún grado de dependencia le va a corresponder con total seguridad (que no sabes si reír o llorar, porque en el fondo tú quieres la ayuda económica, pero también tienes ese resquicio de esperanza de que te digan que es dependiente, pero lo normal para su edad). Sin embargo, el trámite será muy, muy largo…

Recepción de la carta con el grado de dependencia asignado

A partir de esta primera valoración, la administración tiene un plazo de 3 meses para enviarnos a casa la resolución de nuestra petición. Te dirán si el niño es dependiente de grado I, II o III y ¡atención! Te tienes que ir con tu carta en la mano a la oficina de asuntos sociales en la que iniciaste el trámite. No entiendo por qué no se comunican entre ellos para ahorrar tiempo. En fin. Una vez allí, presencialmente, por supuesto, te incluirán en una lista de espera para que los responsables de tu municipio vuelvan a pasar a valorar al niño. Es cuanto menos curioso, porque la carta ya le reconoce el grado que tiene. Pero bueno, acataremos el procedimiento. En esa visita dicen que nos propondrán opciones, que en el caso de las persona mayores pasan por ir a centros de día, residencias, ayuda domiciliaria… Pero en el caso de los niños pequeños suelen resolverse con una prestación económica, lo que hace que los plazos se dilaten porque ¿realmente vas a destinar el dinero a tu niño? ¿A terapias? ¿Te vas a enriquecer con su dependencia? Esta gente está muy loca, vamos.

¿Y cuándo vas a cobrar la Ley de dependencia para niños con TEA?

En un futuro muy, muy lejano. Una vez en esa lista de espera para la valoración de tu zona, entre que te asignen cita y acaben todos los trámites para que puedas empezar a cobrar la ayuda, actualmente en Cataluña transcurren 18 meses de media. ¡Alucinante! ¿Pero me pagarán los atrasos desde el momento en el que obtuvimos el reconocimiento del grado de dependencia. ¡No! Empiezas a cobrar desde el primer día en el que 2 años después (como mínimo) de haber rellenado el primer papel para solicitar la ayuda a la dependencia, te hayan hecho el primer ingreso. Los meses o años anteriores se supone que el niño ha vivido gratis. En medio de este largo proceso, te pueden pasar cosas muy curiosas, como por ejemplo que tu hijo autista crezca, cosa que le va a pasar al mío, y que salga del tramo de bebés y se plante en el de niños de 3-6 años, por lo que las valoraciones serán diferentes, el grado de dependencia puede aumentar o disminuir y quedarte sin nada. Hay familias que tras 2 años de espera han cobrado un mes, les ha tocado una nueva valoración y han perdido el derecho a la ayuda. ¿Qué te parece la broma? Porque para concederla tardan 2 años, pero para retirarla sólo necesitan 2 segundos.

En definitiva ¡mucha paciencia! La administración nuca suele ser rápida pero este trámite creo que se lleva la palma a la mayor lentitud. ¿Qué tal os ha ido a vosotros con la Ley de dependencia?

Deja un comentario y comparte tu experiencia

A %d blogueros les gusta esto: