• Niños autistas que caminan de puntillas
    Diagnóstico

    Niños autistas que caminan de puntillas

    Nuestra primera psicóloga, vivía en un sinvivir tremendo con mi hijo por los problemas derivados de la lactancia y el autismo, de la supuesta genética autista del padre de mis criaturas y de no ver progresos más allá del lenguaje verbal y el contacto ocular. Para acabar de rematarla, mi hijo resultó tener una leve afición a mostrarse como uno de esos niños autistas que caminan de puntillas y, en su caso, también giraba los pies hacia adentro. Cada semana me hacía una nueva crítica al respecto: que si esa forma de caminar no podía ser normal; que si era torpe de movimientos; que si todos los zapatos con los…

  • familia no quiere aceptar el diagnóstico de autismo
    Diagnóstico

    Cuando la familia no quiere aceptar el diagnóstico de autismo

    En los primeros momentos tras el diagnóstico, y también hoy, me parece que normalizar el autismo sigue siendo la mejor opción para integrar la diversidad en el día a día. El problema con el que solemos topar es que esa normalización no implica realmente una aceptación de las peculiaridades de las personas con TEA, sino en realidad una negación a acatar el diagnóstico de autismo. Todos metemos la pata muchas veces en el terreno de la diversidad, como madre que se equivoca a diario en estos temas os lo confirmo. Sin embargo, de la aceptación a la negación ha resultado existir una línea muy difusa, pero con grandes implicaciones tras…

  • autismo no tiene la culpa de todo
    Diagnóstico

    El autismo no tiene la culpa de todo

    Con la culpa hemos topado ¡otra vez! Si la paternidad ya suele ir cargada de este sentimiento tan negativo por cantidad de motivos como la falta de conciliación, el no llegar a todo, el sentir que fallamos en el trabajo y a nuestros hijos, que el tiempo pasa y no se recupera, que podríamos hacer más y mejor pero no sabemos cómo… A todo esto añádele la crianza de un niño con diversidad y ¡boooom! Si no explotamos a diario es porque las costuras de nuestro cuerpo deben haberlas cosido bastante apretaditas. Cualquier crianza resulta incómoda: niños que no comen, que no duermen, que odian el colegio, que no tienen…

  • Diagnóstico firme de TEA a los 2 años
    Diagnóstico

    Diagnóstico firme de TEA a los 2 años. ¿Y ahora qué?

    Menos de 4 meses pasaron desde la primera visita con la neuropediatra de mi hijo. Según ella, aquellos marcadores del espectro autista, pese a que han ido variando y evolucionando en estos meses, no le dejaron dudas a la hora de darnos un diagnóstico firme de TEA a los 2 años. ¡Ay! ¿Y ahora qué? ¿El fin de nuestras vidas tal y como las conocíamos? Pues la verdad es que no sé qué pensar ni qué decir. Soy desahogada por naturaleza y no quiero ir de madre sabelotodo que jura y perjura que el niño no tiene nada, porque claramente tiene comportamientos muy suyos, y que antes no habíamos visto…