Diagnóstico firme de TEA a los 2 años. ¿Y ahora qué?

Diagnóstico firme de TEA a los 2 años. ¿Y ahora qué?

Diagnóstico
Menos de 4 meses pasaron desde la primera visita con la neuropediatra de mi hijo. Según ella, aquellos marcadores del espectro autista, pese a que han ido variando y evolucionando en estos meses, no le dejaron dudas a la hora de darnos un diagnóstico firme de TEA a los 2 años. ¡Ay! ¿Y ahora qué? ¿El fin de nuestras vidas tal y como las conocíamos? Pues la verdad es que no sé qué pensar ni qué decir. Soy desahogada por naturaleza y no quiero ir de madre sabelotodo que jura y perjura que el niño no tiene nada, porque claramente tiene comportamientos muy suyos, y que antes no habíamos visto en su hermana. Pero por otro lado, y al ser tan pequeño, aún no tenemos la sensación de que esté…
Leer más
Audiometría y autismo. El niño no es sordo pero ¿lo parece?

Audiometría y autismo. El niño no es sordo pero ¿lo parece?

Diagnóstico
No hacía ni 4 meses de la última audiometría de mi hijo cuando hemos tenido que pasar por una segunda. Su historial acerca de una posible sordera se inició ya en el parto, cuando nos dieron el alta sin haber superado la prueba de hipoacusia que se realiza a los recién nacidos con uno de sus oído. Nadie nos dijo que esto es bastante frecuente, y más en los niños prematuros, así es que nos pasamos un mes sufriendo en casa y pensando que era sordo. Os lo conté en mi otro blog, así es que os lo enlazo directamente para no redundar en este tema. Cuando empezamos con las sesiones de atención temprana en el CDIAP, la psicóloga nos contó las ventajas de conocer los resultados de una audiometría…
Leer más
¿Se puede diagnosticar el TEA a los 18 meses?

¿Se puede diagnosticar el TEA a los 18 meses?

Diagnóstico
Ay, en nuestros escasos meses de convivencia con el Trastorno del espectro autista, creo que ya hemos recibidos todas esas afirmaciones de la sabiduría popular respecto al diagnóstico del niño. La gente de a pie considera que es imposible diagnosticar el TEA a los 18 meses y muchas veces no hay forma de argumentar lo contrario. Como madre con un bebé dentro del espectro autista, soy la primera que quisiera que el diagnóstico no fuera acertado. O sea, que yo al niño lo quiero tal cual viene, pero cuanto más sencilla fuese para él la vida ¡mejor! Y el aprendizaje, y la socialización, y tener un futuro divino y prometedor sin tener que trabajar 10 veces más que otros niños para tener la oportunidad de lograrlo. O no conseguirlo nunca.…
Leer más
Segunda opinión sobre el diagnóstico de TEA, trabajo en casa y optimismo

Segunda opinión sobre el diagnóstico de TEA, trabajo en casa y optimismo

Diagnóstico
Con la psicóloga pesimista del CDIAP me negué en redondo, no a aceptar el diagnóstico, que claro que sería algún tipo de trastorno del espectro autista, y esto no iba a desaparecer nunca, pero es que cuanto más leía más convencida estaba de que el niño podría hacer avances. La casualidad quiso que la terapeuta del terror nos aconsejara apuntarlo unas horas a la guardería “para despegarlo de la madre”, y a pesar de mi opinión contraria a la escolarización temprana para niños normotípicos (mi hija no fue a la escuela hasta los 3 años), lo hicimos. Si era lo mejor para él, no me iba a interponer. Socializar, no iba a socializar, ni él ni el resto de sus compañeros de 2 años, pero por suerte empezó a ir…
Leer más
¿Cómo descubrí a mi hijo con TEA? Inicios del diagnóstico

¿Cómo descubrí a mi hijo con TEA? Inicios del diagnóstico

Diagnóstico
Si empiezo por el principio, la verdad es que nosotros no detectamos nada. Todo se derivó a partir de la revisión de los 18 meses con el pediatra, cuando acudí yendo preparada sólo para que me regañara porque mi niño aún no hablaba. Nada. Ni siquiera los típicos papá, mamá o esas 5 palabras mínimas que decían los baremos que un niño sano debería utilizar a esa edad. Esa era la única característica que nosotros habíamos visto, pese a que teníamos una hija mayor de casi 5 años. Físicamente el niño era una bestia parda saludable: había nacido prematuramente a las 35 semanas de embarazo, pero hasta entonces nadie le había detectado ningún retraso en su desarrollo. Era desobediente, no seguía apenas instrucciones, muy autónomo, independiente, muy movido en casa...…
Leer más